Inici Blog EPI, UNA GRAN SOLUCIÓN PARA LA CINTILLA DEL CORREDOR

EPI, UNA GRAN SOLUCIÓN PARA LA CINTILLA DEL CORREDOR

per Marc

Seguramente has oído algún compañero de entreno que ha sufrido esta lesión, la cintilla forma parte de la fascia lata dónde se origina la zona de dolor.

Cuando tienes una molestia que va aumentando progresivamente hasta que te obliga a parar tienes que encontrar una solución efectiva para poder tratar la lesión en la fase más inicial. Cuál es la mejor solución? Reposo, hielo antiinflamatorios o estiramientos? EPI una solución para la cintilla, nos lo ha dicho la experiencia.

Uno de los tratamientos más efectivos aunque sea un poco doloroso es el Electrolisis percutánea Intratissular (EPI).

La cintilla iliotibial, conocida popularmente como «cintilla del corredor», es una palanca tipo polea, poco elástica similar a un tendón. Esta, forma parte del músculo «tensor de la fascia lata» y acaba en el lateral de la rodilla. Más abajo tienes un dibujo de anatomía para aclarar con imagen.

Esta parte del cuerpo te empuja a correr. Sin ella no corremos bien, o aún peor; corremos con dolor. Es importante saber que este problema tiene solución. La mejor técnica que conocemos es la EPI, con un índice de éxito muy alto. Normalmente en menos de 5 sesiones recuperamos el atleta y la inflamación del tendón se ha reducido. Nos gustaría avisar que esta técnica se ha aplicado con ecografía, y en una situación ideal a tener un médico deportivo de apoyo para posibles dudas a la hora de aplicar la técnica.

El inicio del dolor es gradual, limita la continuidad de la actividad. En definitiva que tenemos que dejar de correr porque duele pasado un rato. Empeora con pendientes y ritmos lentos. Cede en reposo y cuando volvamos al ejercicio.

Aunque las causas son muy variadas, te recomendamos que vayas a un médico deportivo o un fisioterapeuta deportivo para conocer mejor qué te pasa. A continuación ponemos algunas posibles causas.

Causas:

  1. Calzado inadecuado, pincha aquí para saber más sobre calzado deportivo.
  2. Sobre entrenamiento.
  3. Pierna corta o pierna larga de las extremidades.
  4. Hiperpronación de la planta del pie.
  5. Acortamiento de rotadores externos de la pierna.

A ARS podemos explicar diferentes casos donde se ha resuelto muy favorablemente esta lesión, pero hay uno realmente impactante. Un paciente que hacía 15 años que no corría. Ni siquiera sabía que se podía recuperar. Después de 5 sesiones de EPI paulatinamente, notó que mejoraba. Hoy día está corriendo sin ningún problema. Por lo tanto podemos asegurar que es el EPI una solución para la «cintilla» o cintilla del corredor. Nuestra experiencia recoge muchos más casos.

Si te sientes indentificado, o crees que tienes esta lesión, no dudes en contactarnos. Un médico deportivo, o un fisioterapeuta te aconsejará la mejor manera de actuar.

Recuerda que si quieres, puedes reserva cita y pagar en la web

Articles relacionats

Aquesta pàgina web utilitza cookies només a nivell d'anàlisis de visites. Fent click a acceptar entendrem que les acceptes. Acceptar Llegir més

Política de cookies
Open chat
Hola!